Mononucleosis infecciosa: una enfermedad sistémica. Las complicaciones existen. Presentación de un caso

Laura ÁLVAREZ-GÓMEZ, Blanca Pilar Galindo-Torres, Pablo Crespo-Escudero, Judit Pérez-Sáez, Elena Rioja-Peñaranda, MIguel Grijalba-Uche

Resumen


Resumen

Introducción y objetivo: La mononucleosis infecciosa (MI) se caracteriza por una tríada de linfadenopatía, fiebre y faringitis. Se ha demostrado la presencia de anticuerpos contra el VEB en todos los grupos de población con una distribución mundial. Aproximadamente el 90 a 95 por ciento de los adultos son seropositivos para EBV. La incidencia máxima de infección se ha descrito entre los 15 y 24 años. Los datos sugieren que los casos más tardíos de MI en la vida son más graves y requieren hospitalización. La fatiga puede ser persistente y severa (presente en el 13 por ciento de los pacientes a los seis meses), la afectación de los ganglios linfáticos suele ser simétrica y afecta a la cadena cervical posterior y la historia de odinofagia suele ir acompañada de inflamación faríngea y exudado amigdalar (blanco, gris verde o necrótico). Los kits de detección rápida de anticuerpos heterófilos (prueba de Paul-Bunnell y Monoprost) tienen una alta sensibilidad y especificidad (85 y 100 por ciento, respectivamente). La esplenomegalia tiene una incidencia del 50 al 60 por ciento en los pacientes con MI. La ruptura esplénica es una complicación rara (entre uno y dos casos por cada mil) pero potencialmente mortal. Aproximadamente el 70 por ciento de ellas ocurren en hombres, la mayoría menores de 30 años. Sus manifestaciones típicas son dolor abdominal y/o un descenso del hematocrito.

El propósito de este trabajo es hacer una revisión sobre la Mononucleosis Infecciosa y resaltar su carácter sistémico. A pesar de que el manejo principal va dirigido al área ORL, las consecuencias y complicaciones más serias no se encuentran en este área

Material y Método: Se presenta el caso de un varón de 17 años, hospitalizado vía Urgencias tras el diagnóstico de mononucleosis (serología positiva) 72 horas antes. Se decidió ingreso por mala evolución domicilaria con persistencia de odinofagia, cefalea, epigastralgia y vómitos y por demostrarse insuficiencia renal aguda. Tras 24 horas de ingreso presenta dolor en hipocondrio izquierdo que no cede con analgesia habitual. Las pruebas radiológicas confirman esplenomegalia y hepatomegalia con hemoperitoneo severo de origen esplénico (se aporta documentación gráfica). El paciente es sometido a una esplenectomía de urgencia con evolución favorable. En la exploración otorrinolaringológica únicamente presentaba una sola placa ulceronecrótica en polo superior de amígdala izquierda. 

Resultados: Desde un punto de vista Otorrinolaringológico el paciente evolucionó favorablemente con tratamiento de soporte. Con AINEs y una correcta hidratación, la odinofagia desapareció por completo a la semana y las adenopatías entre 2 y 3 semanas desde la exploración inicial por nuestra parte. La operación quirúrgica trancurrió sin incidencias y la evolcuión en ese aspecto también ha sdo favorable. A los dos meses, el paciente retomó su actividad deportiva.

Conclusiones:la Mononucleosis Infecciosa es una infección de afectación sistémica y como tal debemos enfrentarnos a ella desde el momento de la sospecha clínica. Debemos mantener una visión de conjunto del paciente con una infección aguda, considerando que puede presentar compromiso de órganos vitales.


Palabras clave


MONONUCLEOSIS INFECCIOSA, COMPLICACIONES, ESPLENOMEGALIA, ESPLENECTOMIA



DOI: http://dx.doi.org/10.14201/orl.20641

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ESCI Web of Science