El Calepino y Nebrija

Vicente BÉCARES BOTAS

Resumen


Por supuesto, no voy a descubrir la dependencia del diccionario plurilingüe del fraile agustino Ambrosio Calepino (1440-1510) en sus correspondencias españolas de la obra homónima del Nebrisense, reconocida «inagotable venero para la lexicografía de todos los países»1. Como es sabido, desde la primera edición de 1502 y unas primitivas equivalencias latinas, griegas e italianas, el Calepino fue incorporando sucesivamente más y más lenguas, después el español, el francés, el alemán, etc., hasta once, consiguiendo con ello la antonomasia de diccionario políglota. Lo que pretendo hacer en las líneas que siguen, es descender de nivel un peldaño en las generalidades y concretar un mínimo los límites, métodos y aportaciones del desconocido autor de las equivalencias españolas del Calepino, ya que para A. Gallina «Per lo spagnuolo, é evidente che anche questo vocabolario, como molti altri piü tardi, si fonda sul Nebrija» y que «attinse senza scrupoli all'opera fundaméntale della lessicograña spagnuola: il Dictionarium di Antonio de Nebrija»2. Por el contrario, me anima a escribir estas breves líneas, de un lado, la constatación de la existencia de diferentes manos, intenciones y materiales lexicográficos en los diversos Calepinos, y, de otro, el convencimiento del interés de un estudio profundo de las numerosas ediciones del mismo. Aunque he tenido varias a la vista, utilizo para este trabajo las de Lyon, 1559, la primera que presenta equivalencias españolas para los lemas latinos, junto con la de 1565, con interesantes añadidos, más la veneciana de 1570, edición que, a pesar de ser la primera italiana en cinco lenguas, no veo recogida por la mencionada investigadora en el elenco de las ediciones del Calepino que da como apéndice al Capítulo VIL Por si fuere de interés bibliográfico transcribo la portada completa.

Texto completo:

PDF






Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 License.