??Consecuencia infrecuente del consumo de cocaina. A proposito de un caso.

Nathalia Margarita Castillo Ledesma, Patricia Corriols Noval, Aiara Viana Cora, Eugenia Lopez Simón, Carlos Ortega Sanchez

Resumen


El enfisema subcutáneo cervical puede ser de causa primaria, espontánea, o secundaria, relacionada a un evento traumático. Dentro de las causas espontáneas un grupo se relaciona con el consumo de tóxicos como la heroína o la cocaína, otras causas son el asma bronquial, repetitivas maniobras de valsalva, buceo o actividad física extenuante. Tras un traumatismo se debe de descartar la rotura esofágica, perforación hipofaríngea o de la vía aérea superior y rotura de una bulla enfisematosa pulmonar. En las últimas décadas el consumo de cocaína en adolescentes y adultos ha aumentado significativamente y se estima que unos 2,3 millones de adultos jóvenes de entre 15 y 34 años.
Paciente de 39 años con antecedentes de epilepsia parcial desde la adolescencia, consumidor ocasional de cocaína. Acude a urgencias porque tras la inhalación repetida en tres ocasiones, de cocaína, presenta minutos después una rinolalia muy marcada. En las horas siguientes comienza con dolor cervical posterior, odinofagia y aumento del diámetro cervical. El paciente negaba la ingesta de alimentos punzantes o traumatismos recientes. En la exploración se detecta crepitación subcutánea en cuello, subescapular y occipital. Se realiza una nasofibroscopia en la que se objetiva una lesión en la zona anterior derecha del tabique cubierta de una placa de fibrina. La exploración faringolaríngea era normal. Se solicitó una RX cuello anteroposterior, lateral y torax en donde se confirma la presencia de enfisema subcutáneo bilateral y torácico. Se solicita una TAC cervical en donde se descarta perforación en hipofaringe o vía aérea superior. Se evidencia un enfisema subcutáneo, y de planos profundos cervicales y neumomediastino significativo. Con el diagnóstico de enfisema cervical y neumomediastino se le ingresa para observación estrecha sin tratamiento médico, presentando una buena evolución y siendo dado de alta sin complicaciones 3 días después del ingreso. Se han reportado diversos casos en la literatura sobre barotrauma derivados de la inhalación de sustancias ilícitas. El mecanismo de acción por el cual el consumo de cocaína puede producir enfisema subcutáneo y pneumomediastino se debe al barotrauma ocasionado por las inhalaciones profundas y maniobras de valsalva de repetición que realizan los individuos para intentar aumentar los efectos de dicha sustancia. Estas maniobras aumentan la presión intra alveolar ocasionando una rotura alveolar. Los síntomas que más comunes son la disfagia, dolor cervical, enfisema subcutáneo y disnea. Otras manifestaciones reportadas son dolor torácico y disfonía. Se debe solicitar pruebas de imagen complementarias como radiografías cervicales y de tórax luego valorar completar estudio con tomografía axial computarizada de cara a descartar la rotura esofágica y de vía aérea las cuales son causas posibles y frecuentes de neumomediastino y enfisema subcutáneo cervical. El manejo se basa en la vigilancia estrecha, tratamiento sintomático del dolor y antibioterapia endovenosa de acuerdo al caso.
Las lesiones asociadas al uso de cocaína suelen ser inusuales e impredecibles por lo que se debe tener una alta sospecha para llegar al diagnóstico e indagar minuciosamente en la historia clínica del paciente en especial sus hábitos tóxicos.


Palabras clave


cocaína, enfisema subcutaneo, toxicos manifestaciones



DOI: http://dx.doi.org/10.14201/orl.20660

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.